Te contamos cuál ha sido la eficacia del tope de gas tras dos semanas desde su entrada en vigor el pasado 15 de Junio.

Introducción.

El pasado 15/06/2022 entraba en vigor el Real Decreto-Ley 10/2022 de 13 de mayo estableciendo, con carácter temporal (recordar que tiene vigencia hasta el próximo 31/05/2023) un mecanismo de ajuste de costes de producción para la reducción del precio de la electricidad en el mercado mayorista y en última instancia, promover una reducción de los precios minoristas soportados por todos los consumidores finales de electricidad.

Resultados obtenidos.

Desde el pasado 15 de junio, si bien el precio del mercado mayorista se ha visto reducido un 14%, el recibo final ha aumentado un 10%. ¿Y como es esto posible? Debido a que entra en la ecuación, la compensación que hay que realizar (entre el precio real del gas y el precio con el tope) a las centrales generadoras de electricidad mediante gas (ciclos combinados).

Con todo ello, el precio final, registrado es de 169,63€/MWh + 89,69€/MWh de compensación, que hacen un total de 217,46€/MWh.

Esto es un 16% más que en el mes anterior (187,13€/MWh). La pregunta es obvia: ¿no funciona el tope de gas?

¿Por qué no funciona el tope de gas?

La entrada en vigor de la medida estrella del Gobierno se vio afectada en primer lugar por una ola de calor que provocó una caída de la producción eólica, y también solar porque la calima solo permitía luz difusa, lo que impulsó la demanda hasta niveles récord, y se tuvo que aumentar la generación con gas un 300%.

Y en segundo lugar, al anuncio de Rusia de recortar el flujo de gas por el gaseoducto Nord Stream 1, disparando el precio en un 50%.

Aún con ello, el precio se ha reducido comparándolo con el precio que se hubiera registrado de no existir el “tope-compensación”, y es que según datos del Ministerio para la Transición Ecológica, el precio medio del mercado diario “con mecanismo ibérico” ha sido de 132,74 euros/MWh, y si no se hubiera aplicado el tope al gas, se hubiera disparado hasta los 270,92 euros/MWh.

Por tanto, habrá que seguir esperando unas semanas para evaluar la efectividad del mecanismo.

¿Cómo llega todo esto al consumidor?

Los comercializadores han tenido que adaptar sus ofertas de precio fijo al nuevo mecanismo. Y con ello, la configuración de ofertas cambia. Ahora, el precio final lo componen 2 términos (al precio fijo ofrecido por el comercializador hay que sumar el coste de compensación, lo que podría verse como un precio mixto). Con lo que hay que tener en muy cuenta este hecho para no caer en ofertas que luego no se ajustan a la realidad.

Conclusión.

Es vital ponerse en manos de una empresa especialidad en mercados de energía para conseguir un asesoramiento adecuado y que vele por los intereses del cliente. Como siempre estamos a disposición, a través de nuestros medios habituales de contacto, para todas tod@s aquell@s personas que nos necesiten para resolver sus dudas.

Compártelo en Redes Sociales:
0Shares